Kultura Rock presente en Deep Purple



Soldados y guardianes del metal, el pasado sábado 08 de marzo, el Anfiteatro del Sambil Caracas fue testigo a casa llena de la presentación de una de las bandas más legendarias de la historia del rock. Ante un ansioso y maduro público, en el que se pudo ver a padres e hijos y en algunos casos incluso a abuelos, Deep Purple inició puntualmente su actuación con un par de buenas sorpresas, como lo fueron “Pictures of home” e “Into the fire”, que muy pocas veces tocan en vivo.

Deep Purple en Caracas. Foto de evenpro.com

Luego, en una excelente combinación entre temas clásicos y temas de sus más recientes trabajos, hicieron deleitar hasta el delirio a sus seguidores. Vimos en Done Eyre un excelente sustituto de John Lord, quien en sus innumerables solos hizo explotar de alegría a todos cuando interpretó el “Alma llanera”. Steve Morse fue sin duda la figura de la noche, con solos de guitarra para la posteridad, en uno de ellos hizo referencia al AC/DC con fragmentos de “Back in Black” a Ozzy con “I don’t know”, a Lynyrd skynyrd con “Sweet home Alabama” y otras referencias más de los grandes del rock.

Ian Paice, demostró sin dejar lugar a dudas que es el padre de los bateristas de hard rock de todos los tiempos, con una ejecución impecable y un solo de batería para la historia. Roger Glover ejecutó magistralmente el bajo y lo vimos muy jovial e inquieto en tarima, cosa a la cual no estábamos acostumbrados en los años 70, haciendo muy buena pareja con la sangre nueva representada en Steve Morse. Y finalmente, Ian Gillan sigue siendo una referencia obligada en cuanto a cantantes de rock en este género inmortal, aunque no fue muy favorecido por el sonido ni escuchamos los gritos que lo caracterizan.

A todos los que fuimos por los grandes clásicos pudimos llevarnos gran parte de ello: “Strange kind of woman”, “Highway star”, “Space trucking”, “Lazy” y “Smoke on the water”, para los que soñamos escuchar el disco en Japón y “Black Night” y “Hush” para los cazadores de éxitos; “Mary Long” fue una de las rarezas y como dato curioso, Ian Gillan interrumpió el inicio de “Space trucking”, para solicitar “Perfect Strangers” que parecía no estar en el repertorio.

Otro de los momentos que tocó el sentimiento de los presentes fue cuando le regalaron de la bandera de Venezuela a Ian Gillan, y éste la besó y la colocó en la tarima. Igualmente, recibió un cuadro de nuestro Guaraira Repano. Una noche inolvidable, llena de buenos amigos y buena vibra, que demuestra que los viejos rockeros nunca mueren.

– Paul Gillman