ROCK EN TIEMPOS DE REVOLUCION: ¡LO LOGRÉ!



Recuerdo aquella cálida tarde acostado en el viejo mueble de mi juvenil cuarto, abrazando a la catira Amparo y escuchando al locutor: Jesus Caccavale del anhelado y extinto programa “El rock vive” en Radio Mia 1110 am; cuando el alarido del debutante cómo solista, Paul Gillman llenó el cuarto con puro fuego y rebeldía, la catira me dijo al oído: “lo único malo que tú tienes, es que no te pareces a Gillman”, yo inflé mi pecho herido por tan injusta comparación para un chamo de 14 años que ni tocar pandereta sabía y le respondí besando sus labios con algunas migajas de galleta maría en ellos: “No importa mi amor, yo te voy a presentar a ese tipo un día de estos” a lo cual ella respondió: “ponte a creer”. Han pasado 27 años de aquel beso y lo logré catira, lo logré. Aunque esos 27 años han sido de lucha y pasión, pues yo metido por mi lado en un barrio tratando de que la gente leyera y Paul grabando discos y haciendo conciertos tratando de que la gente lo escuchara. A él le fue mejor que a mí –debido a un problema socio-cultural que poco a poco debemos ir diseminando-, la gente lo escuchó y lo escucha como la fuente de inspiración para muchas y diferentes luchas de nuestro pueblo, y no me refiero al cantante me refiero al “CULTOR” fundador del movimiento RN, tan héroe como los hermanos Picozzi, Arcuri,Arvelo, los hermanos Esculpi, Lizardo, Marcos Chacon con mi amado Equilibrio Vital y pare de contar. Quiero hacer una pausa en mi relato para decirle a mi amigo Villapol del “Ultimas noticias” que creo que saca de contexto el término “pangola”, porque no es nada pangola que a un joven Paul Gillman le ofrezcan mucho dinero fama y fortuna a cambio de que le venda el alma al capitalismo y le diga que: ¡NO! Paul Gillman le ha regalado arte y contenido al pueblo y ha vivido y sobrevivido dignamente durante 33 años de un género muy poco rentable en un país donde, aun, menear el trasero y cantar estupideces da más plata que cantar verdades y hacer conciencia social. Gillman es uno de nuestros abanderados y gracias a su ejemplo tenemos bandas de primera calidad internacional cómo la liderizada por el frontman Joad Jimenez y su Sexto Sonar o el talentoso y rudo Rodnie Peret con su extremo Epitafio. Lo logré Amparo, te presenté al tipo –hasta trabajo con él, imagínate lo feliz que están en mi barrio-, conociste a un hombre integro y sencillo, pero con suficiente guáramo para hacer que gente como yo, hace 27 años, nos levantáramos y peleáramos y que aun llegando al poder que ahora es popular, se puede seguir siendo rebelde y hacer crecer el movimiento más hermoso que he conocido en mi vida: el del Rock Nacional y el Gillmanfest es su fiesta emblemática. Lo logré catira, ¡Oh yeah!.

Alain chacón